POSTBODAS

Una sesión fotográfica postboda (también conocida como “Trash the dress”) es una experiencia única dónde os podréis exponer a situaciones más originales, espontáneas y pasionales sin la presión del día de la boda. Ya no habrá miedo de manchar los trajes, de que se mueva el peinado, nos olvidaremos de protocolos… ¡sólo habrá espacio para divertirse y disfrutar! Por mi experiencia sé que en las sesiones postboda se consiguen fotos espectaculares en las que parejas sacan lo mejor de sí mismas y en las que disfrutan de verdad de su amor.

Lo ideal para las fotografías postboda es buscar localizaciones que contrasten con vuestros looks formales. Buscaremos juntos el escenario perfecto en el os sintáis más cómodos, pero lo mejor es hacerlas en entornos naturales al exterior: campo, playa o espacios urbanos que resulten atrevidos, así conseguiremos fotos de revista. Normalmente hago estas sesiones un 1 mes después de la boda.

La sesión postboda es una ocasión perfecta para lucir vestidos de novios por última vez, antes de que pasen al armario definitivamente.

¿Te atreves?